Only Human Translators

Viñas al fin del mundo

Viñas al fin del mundo

Raices en tierras volcánicas Durante los años cuando barcos españoles cruzaban el Atlántico buscando el nuevo mundo, la isla de La Palma fue el último puerto que visitaron antes de izar velas para ir hacia las Indias. Era como el fin del mundo conocido. Pero entonces La Palma era aún más pequeña que es hoy, porque erupciones volcánicas en 1677 y 1971 han añadido algunos kilómetros al sur de la isla. Y es precisamente esta lava que da vida a los miles de viñedos que crecen en las faldas del volcán de San Antonio, aunque su vecino Teneguia es demasiado joven para permitir mucha vida a su alrededor. De hecho, hay viñedos en toda la isla, pero en general la uva cede protagonismo a otra fruta, el plátano, que es el verdadero rey de La Palma. El vino es importante aquí también y los productores aprovechan las posibilidades de una clima benigna y unos altitudes que van hasta unos 2.000 metros. Hay un museo del vino en el pueblo de Las Manchas y varias bodegas que abren para visitas y degustaciones. La bodega donde tasté vino, lleva el nombre del volcán, Teneguia. Situado en el pueblo de Los Canarios en el sur de la isla, era el de la cooperativa de La Palma que tiene una historia bastante interesante, ya que pasó a manos privadas y luego la cooperativa pudo volver a comprar. El vino más celebrado de esta bodega es un malvasía naturalmente dulce elaborado con la uva que crece a los lados del volcán San Antonio. Mi preferido, sin embargo, fue un blanco con el nombre de La Gota y...
Viñedos con vistas de la ciudad

Viñedos con vistas de la ciudad

La tradición que no quiere morir Mucha gente no lo sabe, pero la viticultura es viva muy cerca de Barcelona. La gente piensa que ciudades como Badalona o Santa Coloma son 100% urbanos, pero de hecho también tienen montaña y, cada vez más, viñedos. En Badalona, ​​ya hay un productor de vino, Josep Coll, de Can Coll, que hace un rosado con las variedades de uva merlot y pansa blanca y un blanco con pansa blanca, ambos con el nombre de Orígens. Ha conseguido que Badalona forme parte de la denominación de origen Alella y es muy activo promocionando el enoturismo, por ejemplo. Pero eso no es todo. Hace unas semanas se empezó a plantar (o, mejor dicho, replantar) viñedos alrededor del monasterio de San Jerónimo, un monumento emblemático de Badalona pero no muy visitado ya que se encuentra en la montaña, lejos del centro de la ciudad. Un grupo liderado por la cooperativa La Sargantana está plantando 1,25 hectáreas de malvasía, que se sabe es una de las variedades cultivadas por los monjes de San Jerónimo en la Edad Media, cuando, según la leyenda, Cristóbal Colón acudió para dar las noticias de su descubrimiento del continente americano a los reyes católicos. El retorno de los viñedos en Badalona no debería extrañar a nadie ya que eran la fortuna del predecesor de la ciudad moderna, el asentamiento romano de Baetulo. Hace poco, se encontró los restos de unas plantaciones de viñedos dentro de las murallas de la ciudad antigua, y ya se sabe que se vendía mucha cantidad de vino de esta zona para aprovisionar el ejército romano. Los...
Las historias venden

Las historias venden

Congreso da pistas sobre el enoturismo Hagas lo que hagas, es la historia que cuentas que marca la diferencia cuando intentas vender vino o visitas a tu bodega. Este fue el mensaje más importante del International Wine Tourism Conference 2.017 (WINETC – Congreso Internacional de Enoturismo) en Sicilia. Cientos de delegados se unieron a Viagrande, cerca de Catania en Sicilia durante dos días a finales de marzo para escuchar presentaciones y hacer contactos relacionados con los mundos de vino y de turismo. A continuación hago balance de las presentaciones más interesantes. Robin Shaw, de Wine Tourism Australia, explicó historias de éxito en enoturismo, sobre todo de Australia y Sudáfrica, donde el concepto es muy avanzado y donde algunas bodegas ofrecen hoteles, restaurantes y muchas maneras de probar el vino. “La experiencia debe ir más allá del vino. Debe conectar los turistas con la historia y la cultura del lugar,” dijo. “La comida también es muy importante.” Donna Jackson, of Amandina Branding Consultants, explicó historias de las bodegas de la región vinícola de Etna, y cómo han construido su éxito con relaciones personales y las nuevas tecnologías. “Muy a menudo cuando vas a la web de una bodega, no cuentan ninguna historia. Pero tu empresa tiene algo que es tu esencia. ” Nicoletta Dicova, de Niavinum, habló de turismo en las bodegas que producen vinos naturales y ecológicos. Explicaba que lo que quieren este productores sobre todo es transmitir su pasión. “El viticultor se convierte en el destino.” Judith Lewis, de la consultoría de imagen deCabbit, hizo dos presentaciones sobre el uso de los medios electrónicos y las redes sociales:...
Tan cerca de Barcelona, tan lejos de la Napa Valley

Tan cerca de Barcelona, tan lejos de la Napa Valley

Cataluña tiene un potencial no realizado Bien pensado, no hay ningún motivo para que Cataluña no podría ser un destino de enoturismo para rivalizar la Napa Valley de California. Ambas tienen bodegas y vinos de calidad muy cerca de una ciudad que ya funciona como centro de turismo importante: en el caso de Cataluña, Barcelona, ​​y en el caso de la Napa Valley, San Francisco. De hecho, en principio Barcelona lo tiene mejor que San Francisco porque tiene unos 300 bodegas a una hora en coche y, a dos horas, unos 500. Pero en realidad no es así: si la Napa Valley tiene 8 millones de visitas al año a sus bodegas, en Cataluña no hay cifras, lo que significa que tampoco hay mucho interés. El destino de enoturismo más importante de Cataluña, el Penedés, sí que alguien se interesa por las estadísticas, pero no impresionan mucho, con 450,000 visitas anuales. Para Lluís Tolosa, experto en enoturismo y autor de varias libros sobre el tema, hay varias motivos para que el potencial de Cataluña en este aspecto no se realiza, al menos de momento. En una jornada organizada el mes pasado por el Consorcio de Enoturismo de Alella y el Ayuntamiento de Badalona, ​​Tolosa explicaba los obstáculos a superar. Un problema muy importante es la mentalidad de unos propietarios de bodegas que, por ejemplo, no quieren abrir para visitas los domingos y días de festivo, precisamente los días cuando los turistas los quieren visitar. También algunos estan fijados en una idea de visita que no se ajusta a lo que piden los turistas de hoy, que quizás no tienen mucho interés...